Etiquetas

, , , , , , , ,

PR08_GLASS_130213_GEMMAMARTÍNEZDOLZ

El precio de la verdad de Billy Ray, es una historia basada en hechos reales que cuenta la historia de Stephen Glass, un joven periodista de la revista norteamericana The New Republic, que además colaboraba con en números  Harper’sGeorgsRolling Stone.

Imagen

 

Stephen Glass

 La historia que precipitó su caída apareció en el número del 18 de mayo de 1998. Se llamaba “Hack Heaven“, y trataba de un supuesto hacker de 15 años que había sido presuntamente contratado por una gran compañía para trabajar como consultor de seguridad después de haber entrado en su sistema informático y expuesto sus debilidades. Como muchos de los artículos, “Hack Heaven” fue su último artículo, y éste describía los hechos casi perfectamente y éstos eran narrados en primera persona, involucrando la asistencia de Glass a los acontecimientos.

Todos en la redacción le adoraban por su gran simpatía y su don de gentes. Iba a ser un modelo a seguir para todo joven periodista. Pero con su último artículo consigue levantar sospechas desde la competencia, desde Forbes, quienes comienzan a investigarle. El periodista Adam Penenberg, se da cuenta enseguida de la farsa del artículo y decide empezar a contrastar fuentes del artículo publicado, más tarde intenta llamar a todos los lugares donde han sucedido los hechos, mientras Glass va creando poco a poco instituciones, nombres, etc.

Imagen

 

Adam Penenberg

Todo ocurre después de que despidan al antiguo director de redacción, Michael Kelly. Chuck Lane al sustituirle será el que comience a investigar de forma independiente a Glass.

En conclusión, el intento por tapar el fraude le sale mal. Lo que hace que se produzca una situación de crisis dentro de la redacción.  Al nuevo director,  le cuesta despedir a Glass por su relación con él, y el despido no sienta bien en el trabajo, ya que un periodista del nivel de Stephen Glass no podría llegar a hacer semejante estafa.

La investigación que lleva a cabo la revista Forbes debería de ser una investigación más constante, que no sólo se hiciese en casos extremos. Se tendría que aplicar todos los días en los artículos y las investigaciones que se cuentan. El periodista tiene la obligación de dar seguridad al lector de que lo que cuenta es verdad y que se ha confirmado con fuentes.

El rigor, la verificación y el buen periodismo no solo son sinónimo de medios tradicionales, sino que deberían de ser sinónimo de cualquier medio de comunicación. Sin esas tres cosas, la información no es información.

Hoy en día el medio más consumido por la población es el medio digital, ya sea en portátiles, tablets o teléfonos móviles. Es una nueva era en la que se está demandando una información rigurosa y detallada. Ahora no nos conformamos con cualquier cosa, y ahora más que nunca debemos de tener la información que pedimos.

 

Cinco conclusiones

  • La verificación de los artículos, las noticias, los reportajes y todo tipo de información debería de estar más arraigada en el periodismo. Es algo esencial para captar al lector, para dar la seguridad y la confianza de que tienen una información de calidad.
  • En la película prevalece la fama del periodista a la propia noticia. En el periodismo, la noticia siempre tiene que ir delante del periodista, sin importar quién lo firma.
  • Cuando un director de redacción establece un lazo de amistad con los periodistas, no debe de perder la objetividad en ningún momento, ya que se le puede dar demasiada confianza y olvidar la investigación de las fuentes y de todo lo relacionado con el trabajo.
  • La invención de un hecho puede tirar abajo toda una carrera profesional, ante todo debe de estar la verdad y la honestidad.
  • Para ser un buen periodista hace falta una buena agenda donde encontrar tus contactos y tus fuentes y además tener ganas de escribir. Sin una de esas dos cosas estás perdido. 

 

Anuncios