Etiquetas

, , , , , , ,

PR08_GLASS_270313_HÉCTORJAVIERMARTÍNEZBERMEJO

 

El caso de Stephen Glass es un referente en el periodismo de investigación. Un joven escritor de 23 años formaba parte de la redacción de The New Republic (TNR), una revista que presumía de ser leída por el presidente de los Estados Unidos de América. Además Glass publicaba en revistas como Rolling Stone y Harper’s.

 Imagen

Tras varios avisos como el de Joe Galli, del Comité Nacional Republicano y Davide Keene de la Unión Conservadora Americana, escribieron sendas cartas a TNR acusando a Glass de invenciones en “Spring Breakdown.” Fue Adam Penenberg el que descubrió el primer artículo falsificado de Stephen Glass, que recibía el nombre “Hack Heaven”, trataba de un supuesto hacker de 15 años que había sido presuntamente contratado por una gran compañía para trabajar como consultor de seguridad. “Hack Heaven” era narrado en primera persona, dando por sentado la presencia del autor en los hechos. Esto ocurría en la mayoría de los artículos escritos por este autor.

 

Adam Penenberg, de Forbes.com, leyó este artículo e inició sus propias investigaciones. Tras no encontrar la existencia de la empresa Jukt Micronics (supuestamente la que contrató al hacker de 15 años) o de las personas nombradas por Stephen.  Tras estas pruebas Glass dijo haber sido engañado. Pero el directo de TNR quiso investigar más hondo y tras hacer a Stephen llevarle a los lugares donde supuestamente habían ocurrido los hechos. Tras demostrarse que todo era una mentira, fueron analizados los 41 artículos firmados por Glass, de los cuales 21 habían inventados.

 Sin duda alguna Adam Penenberg se convirtió en una estrella del periodismo de investigación. Saber buscar y usar una fuente fueron sus armas para lograr desenmascarar estas falsificaciones. Realizó el trabajo que TNR debía haber realizado antes de publicar los artículos.

 Con el estudio de este caso he encontrado cinco conclusiones críticas para un mejor periodismo de investigación, así como de comprobación de fuentes:

  1. Imágenes: Queda claro que tras este caso, la prueba de estar presente es necesaria. Para defender un artículo en el que te describes como presente, debes aportar pruebas visuales. Con la evolución de la sociedad esto ya no debe ser un problema, pues todos los móviles llevan cámara fotográfica que además puede ser enviada de forma instantánea a nuestra redacción.
  2. Esfuerzo y persistencia: Adam Penenberg utilizó la constancia para sacar este caso a la luz. Cuando una historia da muestras de inestabilidad es necesario realizar un gran proceso de documentación e investigación, para poder asegurarnos que lo publicado es real. Un reportaje, artículo u otras formas de información serán más creíbles cuantas más fuentes y pruebas se muestren.
  3. Rigor en la información: Cuando un periodista se dispone a publicar una información es totalmente necesario que sea riguroso con la verdad. Con esto me refiero a la necesidad de no ocultar ningún hecho y de esta forma dar una información completa. Además no se deberían añadir tientes subjetivos a la información para alterar la realidad.
  4. Estudio de la competencia: Tan necesario es que nuestro medio evolucione como saber de la competencia. Un buen periodista entiende la mentalidad de sus competidores e intenta ofrecer al público algo que no haya hecho la competencia. Además debe leer la información que estos publican para encontrar errores y de esta forma establecer una barrera entre los mismos medios para que no haya información errónea.
  5. Capacidad de aprendizaje: Aunque un periodista llegue a trabajar en los medios más importantes o tenga a sus espaldas largos años de experiencia debe ser capaz de echar atrás en errores y reconocerlos. Con el paso de los años el consumo del lector ha ido cambiando, buscan cada vez la información más rápida, sencilla y mejor investigada. Dada la evolución que sufren los medios, un periodista se encuentra en constante aprendizaje cosa que jamás debe olvidar.

 Digamos que los medios tradicionales son los que más peso tienen entre los lectores y consumidores de información. Pero casos como el de Wikileaks que han sacado unos 250.000 informes sobre planes de estado y dejar un gran interrogante si los medios tradicionales han dejado de cumplir su función. El periodismo tiene como función ayudar a comprender la política, economía y complejidad de las tramas sociales que hay en el mundo. Pero está quedando demostrado que poco a poco los medios importantes tienen a dar una información subjetiva y que puede dejar de ser incluida si a los patrocinadores no les interesa.

Es necesario un cambio en los medios tradicionales para que el periodismo no se convierta en un medio de propagandismo político y comercial, de las empresas interesadas.

 

 

 

Anuncios